Rollo vegetal de calabacín



Hoy os traigo una receta muy sencilla de preparar y que tiene un acabado bastante curioso y llamativo. 
Este rollo vegetal de calabacín podría estar dentro de una categoría de platos sanos, ya que la mayoría de ingredientes que contiene son vegetales o sanos, exceptuamos la mayonesa que es opcional. ¿Vamos con el proceso?

Ingredientes:
  • 4 Huevos
  • 1 Calabacín
  • 3 Latas de atún
  • Mayonesa
  • 3-4 Hojas de lechuga
  • Surimi (8 palitos)
  • Aceitunas verdes sin hueso
En primer lugar, vamos a preparar el rollo. En un bol, batimos los huevos e incorporamos el calabacín rallado.
Colocamos papel vegetal sobre una bandeja de horno y volcamos el huevo con el calabacín sobre ella. Con la ayuda de una cuchara o una espátula le vamos a dar forma rectangular, como si se tratara de una base de pizza casera, y lo metemos al horno previamente precalentado a 180º. Lo vamos a ir vigilando y lo retiraremos del horno cuando se haya cuajado el huevo y comience a estar doradito.


Mientras tenemos la base en el horno, vamos a preparar el relleno. 
Picamos la lechuga, bien lavada y escurrida y mezclamos con el atún, aceitunas picadas al gusto y una cucharada de mayonesa. Reservamos.

Cuando tenemos la masa hecha, desenrollamos los rollitos de surimi y los ponemos sobre la base, de manera que casi la cubra entera.
Encima del surimi, pondremos el relleno que hemos preparado antes, lo vamos a concentrar en la mitad superior de la masa, como veis en la siguiente foto:


Ha llegado el momento de enrollar nuestro rollo, valga la redundancia. Empezamos a enrollarlo por el lado que contiene el relleno y lo liamos sobre si mismo, intentando hacerlo de forma pareja hasta que quede como en la primera foto de este post.

Una vez lo tenemos listo, ponemos servirlo en bandeja y posteriormente cortar las porciones o servirlo cortado directamente. 
Os recomiendo servir la porción decorada con un chorrito de crema de vinagre balsámico por encima, le da un toque y contraste genial.


Podéis servir este rollito tanto tibio como frío, lo hemos probado de las dos formas y está delicioso.

A partir de esta idea, se puede variar el relleno con tantas cosas distintas como imaginación tengáis. ¿Os animáis a probarlo?



Si realizas alguna de mis recetas, no dudes en compartirla en tus redes sociales usando #HazelCookbookRecetas o envíame tu foto directamente.


Comentarios

  1. Que rico! Gracias por la idea porque a veces siento que siempre cocino lo mismo jaja.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario.
      A veces caemos en la monotonía, pero ya ves que con ingredientes comunes podemos hacer cosas variadas :)

      Eliminar

Publicar un comentario